¿Estás cansado?

Jesús Me Restaura

¿Estás cansado?

Estas semanas experimente cansancio, pero no era ese típico cansancio por hacer demasiado ejercicio, era aquel cansancio emocional en el solo te siente muy débil, desanimada y de alguna manera triste, quizá me entiendes. Hace días empecé como a sentir que perdía el ánimo, y repercutía en mi estado físico; no se imaginan lo difícil que era para mi salir de mi cama, por un momento llegue a pensar <<¿quizá tengo depresión y no me estoy dando cuenta?>> Así que sólo le dije a Jesús en mucha mala gana <<Jesús no se que me pasa, me siento desanimada y muy cansada; soy aún joven y no entiendo porque me siento como una persona de 100 años, me pesa mi cuerpo y siento que ni siquiera puedo ordenar a mi cerebro que se levante>> dije todo esto a media lengua porque en realidad ni siquiera tenía ganas de hablar. 

Allí me recordé el versículo de Isaías capítulo 40 dónde en modo de afirmación dice que nosotros los jóvenes también también nos debilitamos y nos cansamos, pero que es en Cristo donde encontramos NUEVAS FUERZAS. 

Sabía que estaba necesitando algo nuevo en mi vida, pero al mismo tiempo me preguntaba ¿cómo es que llegue al punto de sentirme así? 

Pues primero quiero decirte que a veces como joven quieres hacer muchas cosas al mismo tiempo, creo que nosotros tenemos ese pinchazo de energía que nos motiva a hacer muchas cosas en ciertas temporadas, tenemos días de tanta productividad; pero también tenemos días en los que ese chispazo de energía enloquecida simplemente se desvanece y allí te ves, tirado en tu cama sin expectativas, luchando por levantarte para ir a ese trabajo que ese momento odias, o para dirigirte a la universidad para terminar la carrera que ese momento quisieras nunca haber iniciado  
O simplemente levantarte para empezar un día en el que en ese momento no tiene nada de especial, nuestra mente cansada pareciese que no procesara ninguna hormona que active, tu energía, tu estado de ánimo. Sólo estás allí como un oso en estado de hibernación. 

Segundo: algo que entendí al mismo tiempo fue que, el mundo ha establecido algo opuesto a nuestra realidad, no por ser jóvenes no podemos cansarnos. No por ser jóvenes somos máquinas de energía inagotable, no puede ser así porque como cualquier ser humano, somos llamados según la biblia: “ramitas dependientes de la vid” 

Sin importar la edad somos dependientes de una fuente externa (Dios) porque tu y yo somos insuficientes; allí es dónde simplemente reaccione y me di cuenta que la razón de mi cansancio agonizante era porque había olvidado quien soy; pues, yo soy la rama y Jesús es la vid. 

Digo esto porque a veces sin darnos cuenta, volteamos tan sigilosamente el hecho de servir a Dios con el hecho de ganarte de alguna manera su favor, mientras más haces creemos que más favorecidos seremos y la verdad es que eso no funciona así. El ya nos dió su favor desde que fuimos adoptados por fe. 

QUIERO COMPARTIRTE UN PRINCIPIO FÍSICO QUE NECESITAMOS PRACTICAR

“El principio de descansar”

Descansar físicamente es un principio que debemos aplicar a nuestra vida, recordemos que no somos máquinas somos humanos, Dios descanso un día para enseñarnos un principio. 

Más adelante en otro post hablaré del sabat y del porqué yo no lo guardo como cristiana, pero si considero el principio de tomarte un día y descansar, no de Jesús si no de tus labores cotidianas para que de esa forma puedas recargar fuerzas y ganas de continuar, pues no todo es espiritual en la biblia, y este es una de aquellas cosas que Dios sabía que íbamos a necesitar, el día de reposos no fue establecido porque Dios se cansó, fue establecido para el hombre finito que Dios creo ósea tú y yo. 

¿CÓMO DIOS RENUEVA NUESTRAS FUERZAS?

Lo dire de la manera simple; con su Poder, el mismo poder que fortalecía a Pablo cuando estaba en cárceles, golpeado o incluso antes de ser ejecutado, con el mismo poder que levantó a Jairo de entre los muertos. Lo que tú y yo necesitamos es fe, es descansar en Cristo y aceptar que necesitamos tomarnos un día para sólo descansar y recuperar nuestras fuerzas físicas. 

Dios jamás se cansa y el es la fuente en dónde podemos, descansar y renovar nuestras fuerza para continuar con ánimo, nuestra semana de trabajo, nuestra carrera en la u o simplemente un día ajetreado en casa con los niños.

CONSEJOS PRACTICOS

  • Cuando sientas que ya no puedes más recuerda que su palabra dice: “Luego dijo Jesús: «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso. Pónganse mi yugo. Déjenme enseñarles, porque yo soy humilde y tierno de corazón, y encontrarán descanso para el alma. Pues mi yugo es fácil de llevar y la carga que les doy es liviana». Mateo‬ ‭11:28-30‬, es el mismo Jesús diciéndote que vayas a el en el instante que te sientes cansado, si tienes que llorar llora, si tienes que gritar grita, si tienes sólo que dormir en su presencia hazlo, en él siempre encontrarás descanso.
  • Usa el principio del día de descanso, escoge un día en tu semana en el que de verdad puedas descansar.
  • Dormir es saludable, así que es bueno hacerlo cuando sientes que físicamente estás muy cansado.
  • Confía en el poder renovador de Jesús, él te dará todo lo que necesitas, sólo tienes que tener fe.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *